Buscar
  • Escuelas infantiles FEN

Fuera pañales ¿Cómo lo conseguimos?

La retirada de pañales es un proceso que todo niño supera a lo largo del desarrollo de sus capacidades, aunque es un proceso natural y una habilidad que termina adquiriéndose, es importante tener en cuenta algunos aspectos a la hora de retirar el pañal.


En la anterior entrada sobre el control de esfínteres os explicaba los aspectos a tener en cuenta para que fuera posible la retirada del pañal. En este sentido, si queremos retirar el pañal, es necesario que nuestro hijo haya adquirido varios requisitos previos, como la maduración neuromuscular, el autoconocimiento del cuerpo, poder llevar a cabo instrucciones básicas y haber aprendido palabras clave como orinal, pipí, caca, mojado...


Antes de seguir leyendo esta entrada, os animo a leer la anterior para repasar todos los conceptos previos, ya que es importante para poder llevar a cabo la retirada del pañal de forma eficaz, leerla te llevará menos de 10 minutos.


Cabe destacar que estas pautas son adecuadas para empezar a aplicarlas en casa a lo largo de 2-3 días seguidos de forma intensiva para seguir el resto de días y que los logros se trasnfieran adecuadamente a otros contextos y situaciones. Por ejemplo, este momento de confinamiento o un fin de semana en el caso de leer esta entrada cuando el confinamiento haya terminado, son los momentos ideales para empezar a aplicar las pautas.



¿Cuándo podemos empezar a retirar los pañales?

En torno a los 24 meses de edad podemos considerar retirar los pañales, ya que suele ser una edad en la que ya se han adquirido los requisitos previos para poder proceder a la retirada del pañal. Cabe destacar que en el proceso de maduración, se adquiere antes la habilidad de contención de orina y después la contención de defecaciones y además, primero se adquiere el control de contención durante el día y después durante la noche. Por este motivo, comenzaremos a quitar el pañal durante el día y enfocándonos sobre todo, al principio en la orina, ya que será el paso previo a la defecación , lo que nos dará la oportunidad de reforzar la conducta de orinar en el orinal y posteriormente será más probable que facilitemos así la conducta de defecar en el orinal, acercándonos así a la retirada del pañal durante el día.


¿Qué podemos esperarnos de este proceso?

No obstante, aunque todo lo que leéis suena muy bien, realmente no es un proceso lineal y predecible. La retirada de pañales es un proceso complejo que depende de muchos factores, factores digestivos, fisiológicos, emocionales, conductuales y ambientales Por ese motivo es importante tener en cuenta que en el 100% de los casos experimentaréis alegría y motivación por los avances de vuestro hijo pero en otras ocasiones frustración por posibles retrocesos. Puede que un día vuestro hijo comience a usar el orinal como un experto y que al día siguiente muestre varios episodios de incontinencia. En muchas ocasiones estas situaciones tienen sus motivos, aunque en otras ocasiones, no son más que respuestas aleatorias provenientes de motivos fisiológicos o ambientales, por lo que debemos ser conscientes de que la retirada del pañal será un proceso en el que podremos encontrarnos avances y retrocesos, sobre todo en las primeras etapas, ante estas situaciones sed conscientes de algo muy importante, esta capacidad se terminará adquiriendo tarde o temprano, paciencia y cariño.


Presentamos a los personajes de la historia.

Una vez vuestro hijo ha adquirido la maduración necesaria a nivel fisiológico y hemos decidido retirar el pañal, es importante primero y antes de empezar mostrar a los "personajes" que participarán en la historia de retirar el pañal.


Un cuaderno y un lápiz es un regalo para un niño de 6 años que va al cole para aprender a escribir o calcular, habilidades que una vez adquiridas les facilitarán la vida y les ayudarán a seguir adquiriendo habilidades cada vez más complejas para seguir desarrollándose y evolucionando. De igual manera, un orinal es un regalo que ayuda a que vuestro hijo adquiera una habilidad fundamental para que gane autonomía y siga desarrollándose de forma adecuada y plena. Por este motivo, le diremos que le hemos preparado un regalo super chulo, algo que podrá utilizar todos los días y que es exclusivo para él/ella... (Cuanto mejor estrategia de márketing hagáis mayor valor tendrá ese orinal para vuestro hijo y mayor adherencia crearemos).


Le presentaremos el orinal, ese regalo tan esperado, tan "de niño mayor". Le dejaremos que lo mire, lo explore, pregunte y lo curiosee. Una vez termine le explicaremos qué es y para qué se utiliza, aquí viene la parte divertida.




Tanto papás y mamás, preparad vuestras dotes interpretativas, ya que será necesario para explicar a vuestro hijo cómo se usa el orinal. Lo ideal es que vuestro hijo lleve el orinal con vuestra ayuda al baño y una vez allí explicaréis para qué sirve ese orinal, lo haréis todo desde la perspectiva del juego, de la alegría y de la risa, el primer objetivo es que vuestro hijo asocie el orinal a emociones positivas y vínculo familiar, de esta manera estará más relajado y más dispuesto a colaborar.


Una vez en el baño, le mostaremos cómo se utiliza el Váter. Nos pondremos delante del váter con la tapa ya levantada, nos bajaremos los pantalones y escenificaremos cómo se utiliza (Todo desde un punto de vista de juego y humor) luego nos levantaremos, escenificaremos que nos limpiamos y tiraremos de la cadena, podéis despediros incluso con vuestro hijo cuando el agua abandone el váter. Aunque pueda parecer excesivo o ridículo, es un paso importante para crear asociaciones agradables con la conducta del uso del váter. Después lo haréis de nuevo pero pidiéndole a vuestro hijo que participe con el orinal y todos lo podréis escenificar a la vez paso por paso: Bajarse los pantalones (sin pañal), sentarse, evacuar, levantarse, y tirar de la cadena. Después de haber llevado a cabo todos los pasos aplaudiremos, le diremos que lo ha hecho muy bien y que es un campeón, de esta manera estaremos reforzando esa conducta y os aseguro que vuestro hijo estará deseando tener la oportunidad de recibir esa "fiesta" por parte de su familia.


Comenzamos.

Antes de nada, es importante considerar que vamos a utilizar todas estas claves para que vuestro hijo aprenda una nueva habilidad, una habilidad que consiste en un aprendizaje procedimental, por lo que es un aprendizaje complejo que requiere de repetición y sobre todo, de refuerzo. No es igual de fácil aprender el concepto del color rojo que aprender a usar el orinal, por este motivo, la repetición, el refuerzo y la paciencia junto al cariño son los ingredientes principales.


Una vez empezamos con la retirada de los pañales tenemos que tener en cuenta varios aspectos a los que nos enfrentaremos y que debemos aceptar a priori:


- Este proceso no es lineal, habrán avances y retrocesos.


- Debemos ser consistentes si decidimos retirar el pañal, durante el día lo retiraremos pero no podemos quitar y volver a utilizar pañales, ya que vuestro hijo no se acostumbrará a las nuevas dinámicas conductuales.


- Las principales clave son la hidratación, la alimentación, las señales, la rutina y sobre todo, el refuerzo en forma de cariño y alegría por parte de la familia.


Teniendo en cuenta las principales claves, explicaré cómo podemos utilizar cada una con el objetivo de conseguir éxito en la retirada del pañal.


- Hidratación:


Cuando decidimos retirar el pañal es muy importante asegurar una correcta hidratación, incluso ofrecer beber agua o zumos con mayor frecuencia, con el objetivo de facilitar las ganas de usar el orinal. De esta manera tendremos más oportunidades de que vuestro hijo utilice el orinal y a su vez de ensayar el comportamiento de utilizarlo y consecuentemente, de que aprenda a hacerlo.


- Alimentación:


En cuanto a la alimentación, es muy importante garantizar una adecuada presencia de alimentos ricos en fibra en la dieta de vuestro hijo, de esta manera existirá mayor facilidad en la evacuación de las defecaciones aumentando la probabilidad de que se ensaye la conducta de defecar en el orinal.



- Señales:


Este es un trabajo mutuo entre adulto y niño, ya que por un lado, el adulto debe identificar las señales verbales y no verbales del niño que suponen ganas de hacer pipí o caca y también enseñarle al niño señales o palabras cuando éste tenga ganas e ir al baño para poder asistirle cuando tenga ganas. Ante una señal no verbal, como por ejemplo, dejar de jugar y cruzar las piernas, podemos preguntarle si se hace pipí o caca para que de esta manera aprenda a identificar las señales y podamos tener un margen de actuación para llevarlo al baño.


- Rutina:


Este aspecto es fundamental. Las funciones fisiológicas se coordinan con los ritmos que marcan las situaciones ambientales. Un ejemplo de ello es el sueño, sintiéndonos más cansados cuando se pone el sol y se acerca la noche y encontrándonos más activos cuando el sol está presente. Ocurre lo mismo con el resto de funciones fisiológicas que no dependen de la intención o que son "automáticas" como por ejemplo: el control de esfínter.


Adaptemos la rutina a la retirada del pañal. Para ello, después de hacer las actividades cotidianas incluiremos momentos en los que ir al baño, repetiremos con mayor frecuencia estos momentos de usar el orinal al principio e iremos disminuyendo la frecuencia cuando se vaya adquiriendo la habilidad de usar el orinal, no obstante, no forzaremos el uso, simplemente crearemos una rutina. Un ejemplo puede ser el siguiente horario en la rutina:



Como podemos ver, en la rutina se pasa de una mayor frecuencia de uso de orinal a menos. La disminución de la frecuencia la llevaremos a cabo cuando vuestro hijo haya adquirido adecuadamente la conducta de uso del orinal.


Lo mejor para instaurar una rutina personalizada es tener en cuenta la rutina en casa y también los ritmos de cada niño/a. Podéis apuntar sobre qué hora suele evacuar y orinar vuestro hijo y tener esa hora como referencia para hacer uso del orinal, ya que nos ajustaremos a los ritmos naturales y será más fácil que se use el orinal de forma eficaz.


- Refuerzo:


Sin duda, el refuerzo es uno de los aspectos fundamentales para la adquisición de habilidades, aprendizajes y gestión del comportamiento infantil. Muchos papás o mamás piensan que el refuerzo debe ser un premio material, algo físico que tenga valor para su hijo/a, pero nada más lejos de la realidad. El premio más potente para un hijo es la atención de papá y/o de mamá, la atención y el cariño que le prestes a tu hijo/a es auténtico oro para su cerebro. Es muy importante tener en cuenta que la atención y el cariño que le ofrezcas a tu hijo/a no es un premio cualquiera, es el mejor premio del mundo.


Una vez tenemos en cuenta la importancia de nuestro cariño y la atención para vuestro hijo, os explicaré como usar tan preciado premio. Cuando vuestro hijo lleve a cabo cualquier conducta que se acerque a la conducta que queremos conseguir reforzaremos con atención y cariño dicha conducta. Por ejemplo, si vuestro hijo se acerca al orinal sin pañal ni pantalones y se sienta, le reforzaremos esa conducta, le diremos que es un campeón y que estamos muy contentos, aplaudiremos y sonreiremos, de esta forma, estamos dándole a su cerebro es premio tan gratificante que aumenta la dopamina, un neurotransmisor clave en la motivación y el aprendizaje.


No obstante, este refuerzo debe ser acorde a lo que consiga, no es lo mismo bajarse los pantalones o sentarse en el orinal que hacer caca o pipí en él, cuando consiga hacer caca o pipí en el orinal preparad la fiesta que vais a montarle demostrando un refuerzo mucho mayor, creando un aumento de la relevancia del refuerzo y a su vez un incremento en los niveles de dopamina, lo que implica un aprendizaje más importante y motivante que el anterior.



De esta manera, vuestro hijo tendrá el recuerdo de que cuando hace pipí o caca es capaz de experimentar un refuerzo muy alto, consiguiendo el premio más valioso, la atención y el cariño de su papá y/o su mamá.


Pongo todo en práctica, pero no me da resultados... ¿Qué puedo hacer?

En ocasiones se ponen en práctica las pautas y no dan los resultados que esperamos. En estos casos cabe preguntarse varias cuestiones.


¿Es demasiado pronto para mi hijo/a?


Recordad que es necesario tener en cuenta que antes de empezar con la retirada de pañales vuestro hijo debe cumplir los requisitos que explicaba en la anterior entrada.


¿Llevo suficiente tiempo aplicando las pautas?


Las pautas deben aplicarse a lo largo del tiempo, ya que los resultados se ven cuando se han aplicado durante varios días seguidos, no obtendréis resultados si aplicáis las pautas un día sí y un día no o si comenzáis a aplicarlas 2 días seguidos y dejáis de aplicarlas el resto de ocasiones. Debéis ser consistentes y confiar.


¿Aplico las pautas adecuadamente?


En ocasiones las prisas, la ansiedad o ciertas situaciones hacen que no podamos aplicar las pautas adecuadamente. Es cierto que es complicado en muchas ocasiones llevarlo a cabo, pero siempre que podáis, aplicad las pautas de la mejor forma posible.


¿Cómo gestiono los "errores" de mi hijo/a?


Cuando hablamos de "errores" en el control de esfínter hay que tener en cuenta que los episodios de incontinencia son involuntarios y sin intención, son producto de la falta de aprendizaje. ¿Podéis pedirle a vuestro hijo que os haga una división con 2 años? claro que no, aún no ha adquirido esta habilidad, por lo que no tiene sentido "enfadarse" o castigar a vuestro hijo por ello. De la misma forma ocurre con el control del esfínter, es un proceso complicado para un niño, un aprendizaje que debe ser instaurado de forma progresiva. Paciencia y cariño.


¿Cómo es la nutrición e hidratación de mi hijo/a?


La hidratación y el aporte de fibra en la dieta son requisitos indispensables en el proceso de aprendizaje de control de esfínter y uso de orinal, ya que son factores que van a determinar la urgencia y necesidad de orinar o hacer caca, lo que va a facilitar más oportunidades de ensayar la conducta de uso de orinal y a su vez, el refuerzo por vuestra parte de esa conducta, es decir, de aprender a usar el orinal.


¿Existen otros factores que están alterando la adquisición del uso del orinal?


En este caso deberemos seguir el siguiente diagrama de preguntas para ayudarnos a obtener las respuestas adecuadas y ajustar los factores que sean necesarios para garantizar el éxito en el aprendizaje:




Este diagrama os ayudará a identificar qué factores pueden estar frenando o dificultando la adquisición del aprendizaje del uso del orinal.


En el caso de no obtener resultados pasadas unas semanas o que persistan algunas dificultades se aconseja solicitar ayuda profesional para que siga cada caso de forma específica. Contáis con los servicios de vuestro neuropsicólogo en escuelas infantiles FEN que os puede proporcionar estos servicios en el caso de ser necesarios, aunque espero que estas pautas sean suficientes para poder adquirir el aprendizaje de uso del orinal.


Por último, destacar que tarde o temprano se adquiere la habilidad de uso de orinal, lo más importante es ser paciente y consistente con las pautas y los refuerzos. La paciencia y el cariño os ayudarán en este proceso, confiad en vosotros y en vuestro hijo.


Espero que estas pautas os resulten útiles y os ayuden a no necesitar más los pañales.








234 vistas

"No hay nada más bonito que la sonrisa de un niño"

Contacta con nosotros :
guardelparque@gmail.com        687 899 481
  • Facebook
  • Instagram - Círculo Blanco
Síguenos: